martes, 15 de noviembre de 2011

Batalla de Vigirima

La Batalla de Vigirima fue una decisiva contienda de la Independencia de Venezuela en la cual combatieron el «Escuadrón de Agricultores de las haciendas del valle de Vigirima» en el contexto de la Campaña Admirable y el Ejército Realista, resultando en un firme triunfo para el bando independentista comandado por José Félix Ribas. Tuvo lugar el 23 de noviembre de 1813, en los terrenos del valle de Vigirima, a 23 km al norte de la población de Guacara, del estado Carabobo. Con el triunfo de los Patriotas Dicha batalla fue planificada por el libertador Simón Bolívar desde su cuartel general acantonado en la ciudad de Valencia habiendo confiado la dirección de dicha batalla a José Felíx Ribas.
La batalla de Vigirima fue una de las victorias más contundentes de Ribas. El cual provenía de Caracas llegando el 21 de noviembre a Guacara, bajo asignación de Bolívar. En su ejército viajaban cerca de 500 estudiantes, el Segundo Escuadrón de Agricultores de la localidad,  bajo el Coronel Leandro Palacios, 200 jinetes orientados por Francisco Antonio Paúl, el Batallón Girardot comandado por Luis Lamprea, el Batallón Valencia orientado por el Coronel Manuel Gogorza, el Batallón Quinto de La Unión bajo José Luciano D‘Elhuyar y 200 jinetes al mando de Coto Paúl. 
Hay registros que también participaron el la batalla el Coronel Andrés Linares Quintero, Carlos Soublett y Manuel Villapol, los cuales en total sumarían 2.000 infantes y 300 caballos.
Los realistas venían de Puerto Cabello por el camino de Patanemo y, al coincidir con el ejército Patriota, se situaron sobre una  sierras del valle de Vigirima. A las 6 de la mañana el comandante D'Elhuyar empezó el combate por los patriotas, en el flanco izquierdo hacia la cumbre del cerro de Vigirima, mientras Ribas ataca el centro; la pelea se generaliza por seis horas pero sin resultados efectivos, probablemente por lo accidentado del terreno. El Coronel Villapol fue herido al caer desde lo alto de unos riscos o peñascos durante la acción. En el fuego cruzado quedaron heridos otros oficiales venezolanos: Francisco Vélez, José María Trujillo, Francisco Marcano y Francisco San Juan, mientras que las bajas entre los realistas fueron considerables. El 24 de noviembre, D'Elhuyar consigue forzar la izquierda realista, mientras que Ribas y presumiblemente, con ayuda de Bolívar, atacó el centro.
El 25 de noviembre, el comandante Lamprea, jefe del batallón Girardot, quedó encargado de la izquierda, mientras que el teniente coronel D’Eluyar desalojó al enemigo por la derecha y ambos sucesivamente de todos sus puntos. El batallón de Valencia y dos escuadrones de caballería ocupaban el centro a las órdenes del general Ribas, principal punto de retirada de los españoles, que sufrió un fuégo terrible de artillería e infantería enemiga. Por seis horas el fuego fué muy vivo de ambos lados y sólo la aproximación de la noche lo hizo tregua.
El resultado de la acción ha sido el abandono general por los españoles de todos los puntos que ocupaban y su fuga de los cerros de Vigirima y Patanemo, dirigiéndose hacia Puerto Cabello, perseguidos por las tropas de la Unión. Cuando Bolívar sale en ayuda de Ribas ya este se señia el triunfo de las serranías de Vigirima.
 Se evitó la toma de Caracas por parte de los realistas, obligando a éstos a volver a Puerto Cabello, desde dónde habían partido procedentes de Puerto Rico. La batalla de Vigirima, en la serranía al noreste de Guacara y noroeste de Mariara, es considerada la batalla más larga de la independencia de Venezuela. Los heridos de la batalla de Vigirima fueron atendidos en la casa de Los Wallis y del Marques del Toro.
 Donde se encuentra actualmente el Monolito que conmemora dicha batalla, no es el sitio, de la batalla se dio en la parte del cerro donde hoy se encuentra el barrio Bolivariano lo que llamábamos los guacareños Vigirimita.Mucho de sus muertos fueron enterrados en la iglesia y otros en fosa común detrás de la iglesia, donde funciono luego el parque infantil, hoy sede del Instituto Jesús Obrero.
De Vigirima pasa Ribas hacia caracas y se encuentra nuevamente en batalla en el sitio los aguacates, única batalla en Venezuela que se gana a punta de piedra, ya que no tenia municiones, en la serranía de San Joaquín. Los heridos fueron llevados a la casa de los Wallis donde se improviso un pequeño hospital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada